Tratamiento integral de dolor columna vertebral

Tratamiento integral de dolor columna vertebral (Cervicalgia, dorsalgia y lumbago)
 
Desde que el “homo erectus” verticalizó su columna vertebral, ganó en movilidad,  pero a cambio sufre los inconvenientes de la gravedad manifestando patología dolorosa en diversos puntos de la espalda (cervical, doral y lumbar). Su abordaje terapéutico es aconsejado y practicado con garantías de curación, siempre y cuando se ejecute por especialistas bien formados  y con manos expertas.

Las estadísticas aseguran que el dolor de espalda es la dolencia más habitual entre los humanos; que inhabilita para el trabajo así como la libertad de movimiento para desempeñar las actividades más cotidianas.

La inmovilidad a que somete el dolor lumbar, priva al ser humano del mejor de los privilegios: la relación social y laboral. La condena supone estar postrado a la cama o sillón con  un solo deseo: calmar el dolor;  cosa que no siempre se consigue sino es a base de calmantes.

El dolor de espalda, sea al nivel que sea y especialmente a nivel lumbar,  afecta a la mayoría de las personas  en alguna etapa de su vida, sobre todo a una edad entre 40-60 años y preocupa seriamente a las autoridades sanitarias y a los gobernantes, tanto por la merma de confort así como el gasto que supone para la administración pública.

Hay muchas maneras de tratar el dolor de espalda;  desde antinflamatorios-analgesicos que comportan los consabidos efectos secundarios, hasta soluciones quirúrgicas que sentencian al enfermo a no poder realizar en el futuro, el trabajo que desempeñaban anteriormente. Es por ello que cualquier alternativa es válida, siempre y cuando se muestre eficaz y no presente riesgo alguno para el paciente.

Ante todo hay que saber el por qué se desencadena el dolor lumbar que como todo el mundo sabe, debe de ser el médico, el cual tras los estudios pertinentes (RX, RMN…etc.) debe de emitir un juicio diagnostico y el tratamiento más eficaz en cada caso, así como un pronóstico adecuado.

Muchos de los pacientes  ya tratados por la medicina oficial, con los métodos convencionales, salen del paso sintiéndose aliviados, pero otros no, y nos preguntamos ¡por qué! La respuesta es que no se atendieron debidamente todos los factores que influyeron en el desencadenamiento del dolor y la incapacidad de movimiento.

 

1 – Tratamiento del dolor lumbar o cervical crónico mediante radiofrecuencia.

2 – Ozonoterapia

3 – Producto derivado de sangre (suero condicionado) Orthokine®

4 –  Factores de crecimiento plaquetaríos  (Plasma Rico en Plaquetas)

1 – Tratamiento del dolor lumbar o cervical crónico mediante radiofrecuencia.

 

La denervación mediante radiofrecuencia consiste en llegar mediante una aguja y una pequeña corriente eléctrica a los nervios que transmiten el dolor de una zona del cuerpo. El paso de dicha corriente a través de la punta de la aguja provocará una quemadura eléctrica del tamaño de un guisante. La aguja se colocará sobre el/los nervio/s que transmite/n el dolor, de tal forma que al tratarlos impediremos la transmisión del dolor. Aunque se puede aplicar a distintas zonas del cuerpo humano, la más corrientemente tratada es la columna vertebral, pero también en otras articulaciones (cadera, por ejemplo).

 

PROCEDIMIENTO

En primer lugar el anestesista le administrará los medicamentos que permitan que usted esté sedado/a y sin sufrir dolor alguno;
A continuación se desinfectará la piel.

 

El médico realizará el tratamiento bajo control con rayos X para controlar el dolor. Se asegura que la punta de la aguja está en su lugar correcto. El proceso ha de repetirse en todos los nervios que deben ser tratados para controlar el dolor, con la ventaja de no hacer cortes ni heridas quirúrgicas, solo pinchazos.

 

Tras el procedimiento deberá permanecer en la sala de despertar hasta que se encuentre completamente despierto/a. Habitualmente el día del procedimiento se encontrará bien. A partir del día siguiente notará dolor en la zona tratada, debido al edema de las zonas. La mayoría de los pacientes pueden volver a trabajar en tres a cinco días después del procedimiento.

 

RESULTADOS

 

El resultado final suele alcanzarse a la semana, pero la mejoría a veces continúa lentamente más allá. El alivio del dolor suele ser de un 80-90% en el 90% de los pacientes.
Una forma de saber el posible resultado a esperar con la denervación facetaria es infiltrar las carillas articulares con anestesia local. Si el dolor desaparece durante uno o más días es de esperar un resultado satisfactorio con la denervación facetaria.

2 – Ozonoterapia

 

La historia de la ozonoterapia comienza en Alemania. El precursor del uso del ozono, fue Werner von Siemens, quien en 1857 construyó el primer tubo de inducción para la destrucción de microorganismos. En la segunda década del siglo XX, otro alemán, el químico Justus Baron von Liebig fue el primero en estudiar las aplicaciones del ozono para uso humano.

Luego, fueron los rusos quienes aceleraron las investigaciones de esta nueva medicina y transfirieron los conocimientos a los países aliados. Aunque también se expandió en el resto del mundo, sobre todo después de la II Guerra Mundial.

En España la ozonoterapia está basada en los efectos benéficos del gas en el organismo que son muy variados. El ozono actúa como antioxidante; inmunomodulador (estimula a los glóbulos blancos, lo que aumenta las defensas del organismo ante agresiones externas como las infecciones, y la detección de células mutágenas que pueden producir cáncer o enfermedades autoinmunes); además a nivel de los glóbulos rojos se incrementa la liberación de oxígeno generando un mayor transporte de oxígeno a las células, mejorando la función celular y la circulación en general; y también es un poderoso germicida: elimina hongos, bacterias y virus.

El ozono para uso medicinal es una mezcla de oxigeno-ozono, que se logra por el paso de oxigeno puro por una descarga eléctrica de alto voltaje y alta frecuencia. Esta reacción química, realizada por un equipo especial de electromedicina, produce un gas con distintas concentraciones de ozono, acorde a la patología y el tratamiento. El gas, al entrar en contacto con el organismo produce cambios químicos terapéuticos.

El ozono cura porque mejora el metabolismo en forma integral. Por un lado, la circulación sanguínea mejora en los tejidos afectados. Por otro, el transporte de oxigeno y, por lo tanto el suministro de energía a las áreas inflamadas, es mejorado. Y también el sistema inmunológico es influenciado o estimulado de forma positiva.

Desde este punto de vista, La ozonoterapia no tiene consecuencias colaterales con otros tratamientos. No compite, sino es coadyuvante a cualquier otra aplicación médica.

Los tratamientos son rápidos y eficaces. Y consisten en un número de sesiones que varían en cantidad y duración, según la afección que se trata. Las aplicaciones no tienen efectos adversos.

El ozono es un gas inestable que se descompone fácilmente a una velocidad que depende de la temperatura. Por eso, no deja residuos tóxicos ya que dentro del organismo se transforma en oxígeno.

Ozonoterapia en las Hernias de disco

El sobrepeso, las malas posturas, movimientos violentos, levantar pesos de forma incorrecta son algunos de los factores que pueden debilitar los discos intervertebrales.

El disco intervertebral actúa como un cojín amortiguador entre dos vertebras. Consta de tres partes:

1. Núcleo Pulposo. Es una estructura formada por agua añadida a una matriz de proteoglicanos y colágeno.

2. Anillo Fibroso. Consta de laminillas de de fibras colágenas que rodean al núcleo pulposo

3. Platillos Cartilaginosos. Recubren la superficie superior e inferior del disco y lo unen a los cuerpos vertebrales.

En la hernia de disco parte del disco intervertebral (núcleo pulposo) se desplaza hacia la raíz nerviosa, la presiona y produce lesiones neurológicas derivadas de esta lesión.

Las primeras medidas para tratar una hernia de disco son conservadoras, con reposo, analgésicos, antiinflamatorios, fisioterapia, etc. Cuando no mejoran los síntomas y se confirma el diagnóstico de hernia de disco mediante RX, Resonancia Magnética o TAC es cuando se plantea su tratamiento quirúrgico.

El tratamiento con Ozono es una forma de terapia de las hernias discales. Es una técnica ampliamente utilizada, habiendo sido tratados más de 2000 pacientes. Los resultados obtenidos hasta la fecha son similares a los obtenidos mediante cirugía (y/o microcirugía), ofreciendo la ventaja de ser un tratamiento ambulatorio.

La hernia de disco no produce solamente un efecto compresivo sobre la raíz nerviosa, sino que además produce substancias neurotóxicas que irritan dicha raíz, aparte de los edemas inflamatorio y vascular que se forman en los agujeros de conjunción.

El mecanismo de acción del ozono es el siguiente:

  • El ozono inyectado en la musculatura paravertebral estimula la producción de enzimas antioxidantes, neutralizándose así los productos tóxicos liberados por la ruptura del núcleo pulposo responsables de la inflamación del nervio. Así mismo la acción analgésica del ozono hace disminuir la contractura muscular de defensa que, de forma refleja, se activa para proteger la zona de la hernia discal.
  • Inyectado en el disco acelera la degradación de los polisacáridos en el núcleo pulposo con lo que disminuye el volumen del material herniado que provoca la compresión del nervio.

Se ha observado que algunos pacientes afectos de hernia discal no intervenidos quirúrgicamente y tratados solamente con analgésicos con el tiempo dejan de presentar síntomas, sólo que esto puede llevar varios meses o años en ocurrir; el ozono lo que hace es acelerar este proceso, de manera que el mismo resultado se obtiene en unas pocas semanas.

Indicaciones de la ozonoterapia en la patología de la columna vertebral:

  • HERNIA DISCAL CERVICAL BLANDA
  • HERNIA DISCAL DORSAL
  • HERNIA DISCAL LUMBAR: PROTUSIONES GRADO I Y II EXTRUIDAS GRADO I Y II SECUESTRADAS
  • FIBROSIS POSTQUIRURGICA
  • SÍNDROMES FACETARIOS

La Ozonoterapia no tiene los inconvenientes de la cirugía abierta (Fibrosis postquirúrgica, Disminución del Foramen, Riesgo anestésico, etc.), respetando la anatomía vertebral y devolviendo al paciente a la vida activa de forma precoz.

Formas de administración y tratamiento:

El tratamiento de hernias discales se realiza en tres fases:

  • Infiltraciones paravertebrales: Inyecciones en la musculatura paravertebral (habitualmente 4 sesiones). Se practica en la consulta. No requiere anestesia.
  • Inyección de ozono dentro del disco intervertebral (discolisis percutánea). Se realiza en quirófano bajo sedación y anestesia local, mediante control radiológico. No precisa ingreso hospitalario.
  • Infiltraciones paravertebrales: Inyecciones paravertebrales (de 2 a 4 sesiones) en consulta.

3 – Producto derivado de sangre (suero condicionado)  Orthokine®

 

Los científicos han descubierto que la proteína interleukina 1 (IL-1), un tipo de citokina pro-inflamatoria, es una de las principales culpables de la osteoartritis.

 

Como componente del sistema inmune, la IL-1 tiene la habilidad de modificar las funciones de otras células. Esto puede ser positivo, por ejemplo cuando permite que las “tropas reparadoras” del cuerpo alcancen rápidamente un área donde ha ocurrido un daño. Sin embargo, la IL-1 también desencadenada la inflamación y el dolor dentro de la articulación. Estos efectos negativos son una de las principales causas de la destrucción de cartílago en la osteoartritis. Identificar la causa de un problema no es, sin embargo, suficiente para ser capaces de eliminarlo.

 

A finales de los 80, un grupo de investigadores en los Estados Unidos descubrieron una proteína que expulsa a la pro inflamatoria interleukina 1; la denominaron “receptora antagonista de la interleukina 1” (IL-1Ra).

 

Así, la IL-1 pro inflamatoria es una “mala proteína”, y la IL-1Ra es una “buena proteína” que combate a la IL-1 y evita que cause inflamación y daño al cartílago.

La terapia Orthokine® consiste en obtener “proteínas anti-artritis” y factores de crecimiento de la sangre del propio paciente, y entonces inyectar estas sustancias endógenas de nuevo en las pequeñas articulaciones facetarías afectada. A fin de conseguir esto, el médico extrae sangre de una vena del brazo del paciente utilizando una jeringa especial. La jeringa con la sangre se mantiene durante varias horas a temperatura corporal (incubación). Durante este tiempo, las células sanguíneas en la jeringa son estimuladas mediante un complejo mecanismo para producir altos niveles de las proteínas “buenas”. Después de esto, la muestra se centrífuga para separar los componentes sólidos de la sangre del suero. El suero contiene una elevada concentración de las proteínas “buenas” del propio paciente -endógenas- que son beneficiosas para el tratamiento de la osteoartritis. Finalmente se llenan unas jeringas con este suero y posteriormente se administran directamente en la articulación afectada mediante inyección.

De este modo, el desequilibrio entre proteínas “buenas” y “malas” se corrige. La terapia Orthokine® proporciona un medio de aumentar el nivel de proteínas “buenas” directamente en la articulación, donde pueden rechazar de forma eficaz las proteínas destructivas, pro-inflamatorías. Las “proteínas anti-artritis” se acoplan a unos puntos  muy específicos (receptores) en las células del cartílago y de la membrana sinovial, evitando así que las dañinas proteínas pro-inflamatorias puedan atacar a estas células. Al administrarse directamente en la articulación, las proteínas protectoras actúan donde se necesitan para evitar más daño al cartílago, la inflamación y el dolor.

4 – Factores de crecimiento plaquetaríos  (Plasma Rico en Plaquetas)

 

El plasma rico en plaquetas (PRP) es un concentrado de plaquetas obtenido del plasma del propio paciente, contiene reservas de proteínas bioactivas, incluidos factores de crecimiento y células madre periféricas (CMP) incluidas en el plasma, que son de vital importancia para iniciar y acelerar la reparación y la regeneración tisular. Estas proteínas bioactivas inician la cicatrización del tejido conectivo: huesos, tendones, músculos y ligamentos.

 

La terapia biológica del PRP regenera el tejido dañado en pacientes en que han fallado otros tratamientos como alternativa de la cirugía. Los mecanismos de actuación de este tratamiento serán mejorar el estado inmunitario celular y humoral (mecanismos de defensa) y vascular en la zona tratada, disminuyendo así la posibilidad de un proceso inflamatorio y acelerando los procesos fisiológicos de reparación de los tejidos, mediante la regeneración del colágeno a través de la activación de las células madre periféricas (CMP) por los factores de crecimiento (FC).

 

Obtención

A partir de una simple extracción de sangre venosa, que será procesada para obtener el superconcentrado de plaquetas. Con el sistema utilizado, se calcula que cada inyección de plasma de 2 ó 3 ml contiene tres millones de plaquetas que contienen a su vez una gran cantidad de factores de crecimiento.

 

Riesgos para el paciente

No ha riesgos, dado que el origen del plasma es autólogo, es decir que se extrae de estructuras de la propia sangre del paciente, quedan excluidos los riesgos de transmisión de enfermedades infecciosas o fenómenos de rechazo.

El uso del PRP ha sido estudiado y probado clínicamente en diversas áreas de la medicina tales como: cirugía bucal y dental, cirugía plástica, cirugía ortopédica, neurocirugía, cirugía cardiotorácica, procesos de cicatrización y en oftalmología.

Las articulaciones dolorosas y/o dañadas de la columna vertebral pueden ser tratadas. Tendremos cuatro sesiones, una cada semana en la cual implantaremos su PRP en el sitio afectado. La mayoría de los pacientes han dejado de consumir medicamentos al final del tratamiento. Usted puede continuar con su vida normalmente, a medida que desaparezca el dolor, y se vaya regenerando el tejido afectado. 

Diseño y desarrollo web: Casa del Píxel